‘Mirlo blanco, cisne negro’. Juan Manuel de Prada.

Mirlo blanco, cisne negro es la última novela de Juan Manuel de Prada (Baracaldo, 1970), una ácida visión del mundo literario que cuenta la historia de un joven escritor, Alejandro Ballesteros, quien se ve atraido en lo personal y artístico por el veterano Octavio Saldaña, el cisne negro de las letras, un autor venido a menos y aburrido de su faceta de polemista en la radio, que revivirá su genio creador al entrar en contacto con Ballesteros. La historia va más allá del tópico del maestro-alumno y se adentra en las complejas relaciones que se establecen en el mundo literario entre escritores y editores, pero también en el pacto entre la realidad y la ficción, y sus consecuencias sobre la vida real.

9788467048384

De Prada es un escritor a contracorriente de cualquier escuela o tendencia actual reconocida. Su mundo es la novela total, decimonónica, plagada de plásticas metáforas y con un control de los personajes y del léxico abrumador. Leerle es un placer del lenguaje y de las buenas formas escritas, aunque aquí ponga su inmensa capacidad para pintar ambientes y dotarlos de vida al servicio de la destrucción de lo que entiende por vicios de la literatura: las relaciones de interés con la prensa, el corporativismo, los prejuicios ideológicos y las formas vacuas de la modernidad. La novela se abre con la descripción de un sarao literario donde lo que sobran son pullazos al poder omnímodo de los suplementos culturales, a los escritores a la moda y a las viejas glorias apoltronadas que viven al margen de la realidad en una suerte de veladores donde mantienen las distancias.

Es en esta fiesta donde el protagonista, Alejandro Ballesteros, autor de una antología de relatos que tiene en ese momento una novela de ambiente veneciano esperando su publicación en el cajón, conoce a Nieves, mujer de Octavio Saldaña, el orondo coprotagonista y a veces antagonista de esta novela, un escritor de fulgurante aparición en la escena que después vendió su talento al postor del periodismo. Saldaña tiene trazos del propio Juan Manuel de Prada, aunque no es su fiel retrato. En realidad el autor se parece tanto al cisne negro de Saldaña como al mirlo blanco que encarna Balleteros. Los lectores habituales del autor podrán reconocer en ambos, rasgos, ideas e incluso esbozos de novelas anteriores de De Prada en los escritos de los personajes. Mirlo blanco, cisne negro es el compendio de lo que Juan Manuel de Prada piensa sobre el negocio de los libros; su confesión sobre un mundo al que se ha entregado con pasión desde su juventud y que le ha permitido hacerse un nombre y, como le sucede a su protagonista, también una etiqueta manoseada.

En ese mundo de canallas benévolos es donde Ballesteros trata de colocar, sin demasiado éxito, Madonna, una novela ambientada de forma fantástica en Venecia cuya trama recuerda vagamente a La tempestad, libro con el que De Prada ganara en 1997 el Premio Planeta. Saldaña se convierte en protector del manuscrito y empieza a dar al joven aprendiz consejos e ideas para enriquecer su trama y dotar a sus páginas de más fuerza plástica y, a la vez, verismo. Aquí se plantea un interesante debate. ¿Se puede escribir una novela ambientada en Venecia sin haber viajado nunca a la ciudad del Arno o la imaginación es el único pasaporte sellado que necesita un escritor? Muchas páginas de Mirlo blanco, cisne negro están dedicadas a dilucidar esta cuestión, nada baladí. Una vez más, una novela de De Prada es algo más que su trama y se convierte en una invitación a repensar las bases sobre las que se funda toda creación y el compromiso que el artista adquiere con su obra y sus destinatarios.

Por supuesto la relación Saldaña-Ballesteros deviene en tóxica. Mientras Madonna crece, se vuelve arborescente y se complica diegética y metafóricamente, la vida de Saldaña se tuerce al escribir una novela ambientada en la guerra civil que será destruida por la crítica  al acusarla de “fascista” y “reaccionaria”, acabando con su carrera literaria. Saldaña se siente un perseguido de lo políticamente correcto, aunque en realidad solo es un criminal en la fantasía. Su único delito es sufrir de un exceso imaginación, contar lo que nadie cuenta, apostar por un modelo de novela clásico de espías y amores enfrentados. Pero la furibunda reacción de la prensa lo es en realidad contra imaginarios gigantes. De Prada puede cuestionar las formas literarias y atacarlas en su libro, pero las defiende a capa y espada contra los filos de quienes la agreden en base a las reglas de la realidad. Si su personaje paga por la literatura, es también un mártir de ella. La literatura como entrega y servicio es algo que le resulta caro al autor castellano.

El desastre en que se va convirtiendo Madonna, paralelo al naufragio de Saldaña como escritor, desembocará en una decisión que desanuda la trama de la novela. ¿A quién hay que ser fiel? ¿A la realidad o a la literatura? ¿Cuánto de importante es una mentira para un escritor? Los protagonistas de esta novela están dispuestos a dar la vida por ella, siempre que esa vida transcurra entre páginas e incidentes de la ficción, pero a veces el exceso de imaginación se acaba infiltrando en la vida real.

Excesiva es también esta novela escrita con agónico furor. Nada más aconsejarle a Juan Manuel de Prada que se deshaga de algunos de sus prejuicios y lea con provecho y gusto a esos ‘nocilleros’ a los que machaca sin piedad una y otra vez, en la esperanza de que encuentre entre sus páginas algún lenitivo al duro oficio de vivir. Seguro que se sorprende.

Comprar el libro

Advertisements
This entry was posted in Reseñas de libros and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s